El Caldero de la Bruja

En este caldero echaré un poco de fantasía, un poco de ci-fi, y un mucho de todo aquéllo que me gusta.

Mi foto
Nombre:
Lugar: A Coruña, A Coruña, Spain

25.3.06

Sobre el aspecto de la familia de Akhenaton

En cuanto al extraño aspecto del rey y su familia, es cierto que se han dado muchas hipótesis al respecto sobre supuestas enfermedades que pudo haber sufrido. Las más aceptadas son las del Síndrome Froelich y el Sídrome Marfan, explicaré porqué estas hipótesis son inviables.
Lo primero es repasar un poco el arte amarniense. Los primeros años de la vida pública y real de Amenhotep IV y Nefertiti transcurren durante el último par de años del reinado de Amenhotep III (si hacemos caso a la hipótesis de una corregencia corta, aunque bien pudieron ser más en caso de creer a los que abogan por una corregencia larga). Durante ese tiempo, tanto el rey como su esposa son retratados de forma completamente normal, al igual que el resto de miembros de la casa real (Amenhotep III había engordado mucho durante sus últimos años de vida, y aunque antes de su festival Sed del año 30 era retratado de una forma más o menos realista, a partir de ese momento, como divinidad que era, comenzó a ser retratado mucho más joven y en buena forma física, aunque el resto de personajes nobles eran retratados de acuerdo a los cánones normales de la época), como se puede observar en la estatua del rey de caliza amarilla que se conserva en el Louvre, o en el doble retrato de Amenhotep IV y Nefertiti cogidos de la mano (la imágen que acompaña este artículo un poco más abajo). Tras la muerte de Amenhotep III, Amenhotep IV y su esposa comenzaron a ser retratados, no sólo como una amante familia (por aquel entonces ya tenían a sus dos hijas mayores Merit-Aton y Meket-Aton, Ankh-sen-Pa-Aton nacería al poco de mudarse a Akhetaton, y Neferneferuaton-Tasherit, Neferneferura y Setepenra nacerían después), sino de un modo extraño, deforme o esperpéntico según nuestro punto de vista; acentuándose estas formas aún más en la época de la mudanza a Akhetaton (las imágenes de las estelas fronterizas, por ejemplo, en algunos primeros relieves de las tumbas de la ciudad mortuoria de Akhetaton). Avanzado el reinado, los modelos fueron suavizándose, como se puede ver en la mayoría de las imágenes famosas que nos han llegado; para luego volver a un estilo más normal (estatua de Akhenaton presentando ofrendas de piedra caliza, descubierta en una casa-santuario de Akhetaton, o la imagen de una Nefertiti de edad avanzada del taller de Thutmose), alcanzando al final de su reinado un estilo hiperrealista como se observa en las más famosas esculturas del taller de Thutmose, entre ellos el famoso busto de Berlín y otros que se conservan en El Cairo. También se sabe que otros personajes de la corte eran representados de un modo similar al de la familia real, variando incluso igual que ellos con el paso del tiempo, como se puede ver en múltiples imágenes de las tumbas en Akhetaton que han llegado a nosotros (por ejemplo, aunque es de un periodo más "recatado", la imágen de Kiya aquí a la derecha).
Ahora veamos cuáles son algunas características de los Síndromes que se adjudican al faraón:
El síndrome Froelich está caracterizado por obesidad de tipo femenino (tanto en varones como mujeres, esto quiere decir que la grasa se deposita en los lugares propios de la condición femenina: muslos, glúteos y caderas, sobre todo, en lugar de la barriga, que suele ser donde se depositan las grasas masculinas). Los órganos sexuales suelen estar atrofiados, con las gónadas y las características sexuales secundarias reducidas (con lo cual son todos estériles e incapaces de engendrar hijos). Suele ir acompañada de jaquecas, alteraciones de la visión, poliuria (aumento en las veces –y en la cantidad- que se va a orinar), polidipsia (sed excesiva) y retraso mental. Se supone que una de las causas posibles son tumores en el hipotálamo (el integrador del sistema nervioso vegetativo), con lo que suele aumentar también el apetito y se reduce la secreción de gonadotropina (otra hormona). Aunque el síndrome puede aparecer en la infancia, es más frecuente encontrarlo en la pubertad.
El Síndrome Marfan está causado por un defecto (una mutación) en el gen que determina la estructura de la fibrilina, una proteína que es una importante parte del tejido conectivo (el que sirve para la estructura de los tejidos blandos). Una persona con el Síndrome Marfan nace con el desorden, aunque algunas características pueden no emerger y no se puede realizar una buena diagnosis hasta que ya es tarde. Se necesita diagnóstico por parte de un equipo variado de doctores (oftalmólogos, cardiólogos, traumatólogos, entre otros). Aunque todos los que tienen el Síndrome Marfan tienen un defecto en el mismo gen, usualmente cada familia desarrolla su propia y específica mutación. Incluso con la misma mutación, no todas las personas de la familia desarrollan los mismos problemas médicos ni son afectados del mismo modo. El síndrome se desarrolla por igual en hombres o mujeres. Cada hijo de una persona que tenga el Síndrome de Marfan tiene un 50% de posibilidades de heredar el desorden. Algunas veces aparece un nuevo gen defectuoso (una mutación espontántea) durante la formación del esperma o de los ovocitos resultando en un bebé con el Síndrome Marfan, sin ser heredado. De todas formas, dos padres que no estén afectados tienen sólo una posibilidad de 1 a 10.000 de tener un niño con el síndrome Marfan. Aproximadamente el 25 por ciento de los casos son resultado de una mutación espontánea en el momento de la concepción. En cuanto al aspecto físico, pueden tener las córneas curvas, provocando ojos saltones, las extremidades más largas y finas de lo normal y el esternón en quilla o hundido, entre otras. Habitualmente mueren jóvenes debido a los problemas cardíacos y arteriales que padecen (a partir de los 30-35 años).
En cuanto a las posibilidades de que Akhenaton sufriese uno de los dos (aunque en el aspecto físico podría encuadrarse con cualquiera de los dos), yo lo veo poco probable, veamos los motivos:
- El caso del Síndrome Froelich se autoelimina ya desde el momento en que Akhenaton tuvo como mínimo seis hijas con Nefertiti, un hijo con Meket-Aton, y por lo menos dos bebés indeterminados con su esposa secundaria Kiya, pues estos individuos son siempre estériles.
- El segundo caso es más difícil de demostrar, pues en la actualidad se necesita una amplia serie de pruebas para comprobarlo, cuanto más si en este caso no se puede realizar ninguna; también se tiene muy en cuenta que hasta la adolescencia fue retratado de un modo normal, y después se mostraron estas características especiales. De todas formas, basándonos en algunos aspectos superficiales, se podría descartar el que padeciese un Síndrome Marfan heredado, pues, en un principio, ningún miembro anterior de la Dinastía XVIII parece padecerlo. En el caso de que fuese un gen mutante, hay que tener en cuenta que todos sus descendientes tendrían un 50% de posibilidades de heredarlo, y no parece haber pruebas de que tal cosa sucediese. Entre otros motivos, podemos decir también que, por ejemplo, si en la actualidad con los controles médicos a los que se someten, su esperanza de vida es más bien baja, en época faraónica tendría que ser menos (probablemente no pasarían de los 20 años), y Akhenaton se sabe que pudo haber llegado a los 35 años (con 16 años se casó con Nefertiti antes de alcanzar el trono, y después reinó 17 años antes de morir, lo que suma un mínimo de 33 años). Otras pruebas están siendo estudiadas en este momento.

2 comentarios:

Blogger Shere ha dicho...

Me tocas un punto débil (aunque imagino que no soy original, imagino que este faraón será el favorito de todos los profanos en el tema egipcio, como se sale del molde es el más atractivo). Había leído esas teorías pero no sus refutaciones (lo que sé sobre este faraón es sobre todo por la National Geographic, que no suele ser muy prolija).

Y sí que llama mucho la atención ese busto hiperrealista de Nefertiti: "alcanzando al final de su reinado un estilo hiperrealista como se observa en las más famosas esculturas del taller de Thutmose, entre ellos el famoso busto de Berlín y otros que se conservan en El Cairo"... ¿podrías poner algún enlace donde se vean esas esculturas? Según salga de aquí voy a ponerme a hacer búsquedas en Google, pero no estoy segura de que pueda encontrarlos :)

De todas maneras, y aunque en menor medida, también Nefertiti era retratada con esa morbidez de las caderas y barriga. Podría ser razonable que el faraón y sus hijas sufrieran la enfermedad y fueran retratados así, pero ¿y Nefertiti, que no era de su sangre?

Sinceramente yo, que no sé nada del tema, pienso que se trata de una representación abstracta del descendiente del dios en la tierra. O incluso una especie de "caricatura autorizada", en el sentido de exageración de rasgos faciales y corporales. Tal vez por exaltar a un dios "nuevo", Akhenatón quiso representarse a sí mismo, su descendiente, de una manera diferente a como se venían retratando los anteriores faraones, casi todos iguales...

sábado, marzo 25, 2006 11:35:00 a. m.  
Blogger Mazeekeen ha dicho...

A ver si pongo un post con las imágenes de las esculturas de Nefertiti y sus hijas (e incluso de Kiya) del taller de Thutmose.
Pero bien cierto es que, como digo en el post, incluso todos los nobles y su esposa Kiya eran representados del mismo modo (las imágenes del funeral de una muchacha -que se duda de si es Meket-Aton o Kiya- en la tumba principal de Akhetaton son un claro ejemplo).

sábado, marzo 25, 2006 2:02:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal